· 

Salud mental en tiempos del coronavirus COVID-19

Pandemia por COVID-19
Pandemia global

Autor: Efraín Pérez León

 

El brote en curso de Covid-19 no tiene precedentes tanto en la escala de este desafío, la escala de la respuesta de salud pública y el contexto histórico en el que todo esto se está desarrollando. 

 

El Covid-19 es la primera pandemia global de la era de las redes sociales, la primera de la era de los "hechos alternativos", y está ocurriendo en un momento en que la política y la sociedad parecen estar en un estado de flujo acelerado.

 

Consecuencias a futuro

Sin embargo, la enfermedad se comporta como cualquier otra epidemia previa. Es similar al brote de síndrome respiratorio agudo severo (SARS) de 2003, un evento que creó una serie de lecciones para nuestro momento actual. El SARS fue, en muchos sentidos, el mejor escenario para responder a una amenaza infecciosa global. La propagación del SARS fue contenida con bastante rapidez por los esfuerzos de salud pública, principalmente a través del uso generalizado de la cuarentena. 

Temor a la infección
Ansiedad por pandemia

Pero incluso, este relativo éxito tuvo consecuencias para la salud. Entre las personas en cuarentena una alta prevalencia de angustia psicológica, incluidos síntomas de depresión y trastorno de estrés postraumático (TEPT). Sin embargo, incluso si se puede detener la propagación física de una enfermedad mediante el uso expedito de la cuarentena y el distanciamiento social, aun así, se tiene que lidiar con sus efectos sobre la salud mental a largo plazo.

 

Este es un mensaje que frecuentemente se olvida. Los efectos sobre la salud mental de Covid-19 pueden moldear la salud durante muchos años, mucho más allá de los eventos que los precipitaron. La autoridad sanitaria se ha centrado, correctamente, en salvar vidas y mitigar las consecuencias a corto plazo de Covid-19, pero las consecuencias a largo plazo pueden ser igualmente importantes, si no más. Si bien puede ser difícil tener una visión a largo plazo cuando los eventos del momento son tan convincentes, es necesario, si queremos asegurarnos de que los pasos que tomamos ahora sean los mejores para la salud pública una vez que esta pandemia pase y nuestra tarea avance de uno de respuesta, a uno de recuperación.

 

Para imaginar cómo se puede desarrollar este futuro a largo plazo, es útil mirar al pasado y no solo a las epidemias pasadas. Las protestas, disturbios, levantamientos masivos y desastres naturales también pueden enseñarnos mucho sobre cómo los eventos disruptivos a gran escala pueden moldear la salud mental. ¿Qué sabemos sobre las consecuencias de tales eventos?

 

En un estudio publicado por Sandro Galea, MD a principios de este año, descubrieron que la proporción de individuos con depresión y trastorno de estrés postraumático entre las poblaciones después de acciones colectivas como protestas y disturbios es comparable a los niveles experimentados después de desastres naturales y ataques terroristas. Este fue el caso de las poblaciones afectadas directa e indirectamente por tales eventos, lo que sugiere un "efecto indirecto", ya que la ansiedad por un evento abrupto afecta a las comunidades. Vemos efectos similares después de desastres naturales, donde las consecuencias para la salud mental pueden incluir depresión, trastorno de estrés postraumático y trastornos por uso de sustancias.

 

Otros efectos que inciden en la salud

Luego están los efectos económicos de tales eventos. En el caso de Covid-19, estamos viendo los estos efectos en la caída de la bolsa de valores, pero esto no refleja será el verdadero costo de esta pandemia. La peor parte económica de Covid-19 probablemente será soportada por trabajadores con bajos salarios, quienes no pueden permitirse estar sin trabajo el tiempo que puede necesitar la enfermedad. Esto tendrá consecuencias para la salud. Los ingresos están estrechamente relacionados con la salud: física y mental. Existe, por ejemplo, una diferencia de 10 a 15 años en la esperanza de vida entre las personas de la parte inferior de la escala económica y aquellos en la parte superior. Y la desigualdad de ingresos se ha relacionado con riesgo de depresión por Covid-19 que podría profundizar esta desigualdad a largo plazo, incluso a corto plazo, socava la tranquilidad necesaria para una salud mental sólida y agrava los desafíos de las personas que ya son propensas a los problemas de salud mental.

Higiene
Lavado de manos

 

Medidas para salvaguardar la salud mental 

Dado el potencial de consecuencias para la salud mental a largo plazo que se extienden mucho más allá de la duración de esta epidemia, ¿qué medidas podemos tomar ahora para salvaguardar la salud mental? 

 

Primero, es importante difundir información precisa y actualizada sobre Covid-19, para contrarrestar la información errónea que pueden generar un miedo indebido y los “fake news” generados por los adversarios políticos del actual gobierno. En segundo lugar, podemos atender a poblaciones con un riesgo especial de estrés. Éstos incluyen personas con afecciones de salud mental preexistentes, como depresión y ansiedad, y niños. En tercer lugar, tenemos una responsabilidad especial de garantizar que respondemos a las necesidades de salud mental de las personas que actúan como personal de primera respuesta y proveedores de atención para las poblaciones afectadas por la pandemia.

 

En tiempos de desafíos para la salud, es especialmente necesario apoyar a quienes trabajan tan duro para apoyarnos. Esto significa apoyar su salud mental. Cuarto, debemos asegurarnos de que estamos listos para apoyar la ola de salud mental deficiente a largo plazo que puede seguir a la pandemia de Covid-19. Esto requerirá estar alerta en nuestros sistemas clínicos y desplegarse en esfuerzos tales como enfoques de atención escalonada que hemos encontrado que son efectivos después de otros eventos traumáticos masivos.

 

Finalmente, debemos darnos cuenta de que estamos todos juntos en esto, que nadie debería tener que sentirse solo. A medida que sigamos utilizando el distanciamiento social y la sana distancia en los próximos meses, también debemos comunicarnos de cualquier manera segura que podamos, dejando que los que están en nuestras vidas sepan que, aunque tal vez físicamente aislados, permanecen incrustados en una red de cuidado y preocupación. Nuestra salud, tanto física como mental, está vinculada. Cuando el trauma golpea a una sociedad, no solo golpea a un grupo de personas que viven en el mismo lugar. Es exponer cuán conectados estamos y queremos estar. Es la compasión y simplemente cuidarse mutuamente lo que apoyará la salud física y mental en los días venideros.

 

Con información de: https://www.psychologytoday.com/us/blog/talking-about-health/202003/mental-health-in-time-pandemic

¿No estás seguro sobre qué debes hacer con tu vida? ¿Te sientes deprimido, ansioso, sólo o atrapado en una relación que parece no ir a ninguna parte? ¿Problemas familiares? ¿Conflictos de pareja? ¿Infidelidades? ¿Necesitas ayuda? ¿Tienes ansiedad o depresión por la pandemia COVID-19?

En el Centro Alternativa Psicológica Integral, te podemos ayudar; la terapia psicológica cognitiva conductual (TCC) suele ser muy útil en estos casos.

Llama al teléfono (55) 6795 1043, o envía un correo a: informes@centroapi.com.mx para mayor información o agendar una cita.